¿Es bueno entrenar fútbol en la playa? | Consejos, beneficios y precauciones

Llegan las vacaciones y algunos, por suerte, podremos pasar unos días en la playa. Es un momento para descansar, refrescar las ideas y llegar con ganas y fuerzas para afrontar la próxima temporada. Empezamos a hacer la lista de cosas que llevar, y en nuestro caso, está liderada por un balón de fútbol. Pero, ¿Es una buena idea entrenar fútbol en la playa?

Practicar deporte siempre tiene muchos beneficios, y más en periodo de vacaciones, donde el tiempo está orientado a liberar tensión y estrés. No obstante, hay recomendaciones que tienes que tener en cuenta de cara a sacarle el mayor rendimiento a tu entrenamiento en la playa y evitar riesgos deportivos.

Beneficios de entrenar fútbol en la playa

Arena

El terreno de juego idóneo para practicar al fútbol, es una arena lo más fina posible y a la vez compacta, evitando playas de chinos o rocas y con poca o ninguna pendiente. La esponjosidad del terreno hace que nuestras articulaciones no sufran impactos y sin embargo refuerzan la misma, debido al desequilibrio (factor a tener en cuenta) que esta produce.

En este sentido, entrenar al fútbol en la playa, supone un  gasto energético 1,6 veces mayor que el que se produce en un terreno firme debido al trabajo mecánico que se produce en la arena y a la menor eficiencia de músculos y tendones por la inestabilidad. Por lo tanto, la intensidad de tu entrenamiento no deberá ser alta, ya que aunque no lo parezca por la sensación de poca velocidad de tus gestos, estás ejercitando más de lo normal tu musculatura y tendones.

Entrenar fútbol en la playa mejora la potencia, la resistencia y la fuerza favoreciendo el acondicionamiento muscular, principalmente en los músculos estabilizadores (espinales, abdominales, glúteos, cuádriceps e isquiotibiales) y fortalece los ligamentos y tendones.

Hay quien recomienda empezar a entrenar con zapatillas por ir tomando contacto con la nueva superficie, teniendo en cuenta que la suela “facilita” la pisada, ya que el talón de aquiles y músculos como el sóleo u isquiotibial, pueden verse sobrecargados. Desde mi muy humilde opinión, creo que si sabes gestionar y controlar bien tu físico, puedes disfrutar directamente de todas las ventajas y beneficios de liberar tus pies de manera magníficamente colosal, extravagante y animal.

Agua

Los beneficios del agua son tantos, que esta tiene un propio método curativo de algunas enfermedades llamado hidroterapia.

Además, el agua del mar en según que costas suele ser fría en horario adecuado de entrenamiento en temporada alta (amanecer y atardecer) y podemos usarla a modo de crioterapia, obteniendo los beneficios que esta ofrece.

En el campo de la salud, el remedio casero de agua con sal marina tiene muchos usos, dado sus beneficios al cuerpo humano.

En este caso, no la podemos tener más cerca, y después de la sesión de entrenamiento, que mejor que sumergirse en el mar, teniendo en cuenta que una de las aplicaciones más famosas y ampliamente recomendadas del sal con agua es su poder para relajar los músculos cansados, es decir, reducir la hinchazón y calmar las dolencias, principalmente piernas y pies, después de entrenar fútbol en la playa.

No olvides después del baño, siempre que puedas, endulzarte la piel en la ducha.

Consejos y precauciones al entrenar en fútbol playa

No realizar carreras largas

Correr en la playa puede ser contraproducente por el desnivel de la orilla, que puede generar desequilibrios articulares de tobillo, rodilla y sobre todo pelvis. “Este desnivel provoca una pisada alterada, una desestabilización del pie que genera una técnica de carrera que puede no ser convencional, aumentando el riesgo de sobrecargas..

Si quieres hacer cardio moderado, pasa tus carreras al paseo marítimo o sustituye correr, por andar o nadar.

Ubicación

Ubícate en una zona amplia y revisa que el área de entrenamiento no tenga piedras u objetos que puedan lesionarte.

Sitúate cerca de un puesto de cruz roja, socorrista o al menos una playa en comunicación directa con la población.

Indumentaria

Usa pantalón (a ser posible de algodón ) y no bañador.

Usar bañador u otro tipo de pantalón puede ser bastante incómodo si hay sol directo en el momento en el que entrenas por la sudoración y la arena. El pantalón de algodón técnico ancho dejará libertad y transpiración para el sudor y es fácil de sacudir si entra arena.

Nada recomendable usar bañador o entrenar después de bañarte en la playa. La sal podría provocar rozaduras en el interior del muslo en casos de jugadores con musculatura evidente en este grupo muscular.

Temperatura

 Hay que tener en cuenta no entrenar al fútbol en la playa en las horas cuando hay mayor incidencia del sol. Es preferible hacerlo a primera hora de la mañana o al final del día cuando las temperaturas son más frescas. Si lo haces, puedes introducir en tu equipación ropa protectora de rayos UV. Refrescarse, buscar la sombra de una palmera o peñón para evitar un golpe de calor. Tambíen usar crema de protección solar deportiva para evitar engorros con el sudor y el agua.

Si te bañas en la playa antes de entrenar, duchate con agua dulce y sécate bien.

Nutrición e hidratación a la hora de entrenar fútbol en la playa

En el entrenamiento de fútbol en la playa es indispensable la continua hidratación, teniendo en cuenta el clima tropical y la estación en la que nos encontramos. También es importante la nutrición a la hora de entrenar de fútbol en la playa, de fruta, verdura, y alimentos que favorezcan la digestión.

Recuerda no beber agua congelada en ningún momento.

Y esto es todo amigos como diría nuestro amigo Bugs Bunny (Si, he tenido que mirar el nombre en google para no escribirlo mal).

Estate atento porque muy pronto habrá segunda parte en la que te recomendaré ejercicios y juegos para practicar en la playa y llegar a un gran nivel de cara a la próxima temporada.

Saludos y a ser felices!

@ag7manager

Twitter

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on facebook
Share on telegram

Más artículos