fbpx

Los rondos son un ejercicio donde varios jugadores se reúnen formando una estructura previamente definida. Puede tener forma de figura geométrica como un cuadrado, un rectángulo, un pentágono, un círculo, entre otras formas según los objetivos.

Una vez hecho, los futbolistas se van a ir pasando el balón uno a otro. Los pases serán aleatorios en función a distancia, dinámica de juego, propósito de la jugada, entre otros objetivos marcados.

A medida que realizan estos pases, uno o varios rivales intentarán ir por el balón. La idea es retener por más tiempo la dinámica y soportar la presión del contrario que hará lo imposible porque se cometa un error o se pierda el esférico.

¿Cómo se pueden realizar los rondos?

Los rondos son una manera didáctica de tarea que permiten un óptimo desarrollo de conductas que pueden adoptar los jugadores dentro del campo de fútbol. Es importante recalcar que no podremos desarrollarlas todas.

Un partido real te exige de todo y no podemos pensar que a partir de jugar rondos todo el entrenamiento podremos abarcar todas las necesidades que tienen los jugadores o el equipo. Es por ello, que aunque este juego tenga muchos aspectos positivos, los futbolistas necesitan otras formas de ampliar sus recursos y ampliar su rendimiento, pues cada tarea se ajuntas a una serie de contenidos de forma preferente.

En muchas ocasiones, los errores no están en el diseño de la tarea, sino en la elección de la forma didáctica (paso previo al diseño de la tarea).

Suscríbete a nuestro canal de Youtube totalmente gratis y aprende cada semana con nuestros vídeos sobre entrenamientos, táctica y trucos de fútbol que te ayudarán a subir de nivel como jugador

¿Cómo se forman los rondos?

Los rondos se pueden realizar de dos formas. Con jugadores ubicados fijamente en una determinada posición o pueden estar moviéndose. Sin embargo, una de las características necesarias para ejecutar esta actividad, es que sea en campos de dimensiones determinadas.

En donde se puedan tener a los jugadores a una distancia prudencial, que el oponente no pueda desarticular con facilidad. Los pases pueden ser cortos, largos; rastreros o aéreos. 

Ronditos de fútbol

Una de las características principales de los rondos es que la cantidad de futbolistas debe superar al oponente. La diferencia entre jugadores debe ser, como mínimo uno por encima del oponente. Es decir, si los rondos se hacen de 4 jugadores, es porque hay dos o tres del contrario.

También pueden realizarse combinaciones con jugadores neutrales. Es decir, 5 haciendo el rondo, dos intentando robar el balón; más dos jugadores neutrales apoyando la actividad. Esto en caso de que los rivales hagan un buen y fuerte marcaje en donde requiera la participación de más defensas para complicar la tarea.

Aunque ellos no participan en la ronda propiamente, están atentos a recibir el balón en caso de presentarse algún riesgo (los populares comodines). En resumidas cuentas, los rondos deben superar en jugadores al contrario para que se ejecute adecuadamente.

Especificidad

Los rondos son ejercicios con baja especifididad. Es decir, hay ausencia de muchos elementos que se dan dentro del juego y son conformadores de él, por lo que el aprendizaje es poco cuando la tarea simplemente fluye.

En este tipo de juegos, la intervención del entrenador convierte esta forma didáctica en significativa y el desarrollo óptimo depende bastante de él. Los mensajes e información que proporcione a sus jugadores serán clave para que estos identifiquen los conceptos de juego, su desarrollo y su relación con las ventajas del juego.

Se deben introducir elementos que den riqueza al rondo como: Conos para delimitar el espacio, petos para que haya transiciones por parejas o tríos, reglas de provocación niveladas para evitar que los jugadores jueguen al concepto, etc.

¿Cuáles son los tipos de rondos que se pueden realizar?

Dentro de los rondos encontramos 3 tipos de modalidades. Una de posicionales, la otra es transicional y la última es llamada cambios de orientación. Conozcamos cada una de ellas a continuación:

  1. Posicionales: este tipo de rondo es considerado el más sencillo o menos exigente de los tres. Consisten en ejecutar los pases con los jugadores ubicados en posiciones fijas. Su objetivo es tratar de mantener la posición y proteger la pelota sin moverse.
  2. Transicionales: este tipo de rondo se aplica cuando el balón se pierde o cuando se recupera. Sin embargo, para ejecutarse se deben cumplir con algunos principios. Por ejemplo:
    1. Hay que recuperar el balón lo antes posible en caso de una pérdida.
    1. Volver a crear los Rondos, una vez se recupere el balón, ignorando la posibilidad de iniciar un contraataque.
  3. Cambios de orientación: este tipo de rondo se identifica rápidamente por su nombre. Significa darle un giro al juego y llevarlo a otra parte del campo. Esto con la finalidad de cumplir con otro tipo de necesidades. Por ejemplo:
    • Cuando se lleguen a los 4 toques hay que cambiar de orientación.
    • Cuando los rivales empiezan a sobrecargar la ubicación de los rondos.
    • Cuando se han perdido muchas veces los balones y afortunadamente se han recuperado.

Para qué sirven

Los rondos son estrategias de despiste. Sirve para ayudar al jugador a pensar cómo ejecutar su estrategia. También es una forma de ganar tiempo extra en caso de ir ganando el encuentro.

Además, cuando el futbolista realiza rondos, entrena varios aspectos tácticos, técnicos y físicos de alto rendimiento. Conozcamos mejor estos tres principios de los rondos:

  1. En lo táctico: en lo táctico se trabajan dos áreas, una ofensiva y una defensiva. En la ofensiva los jugadores se encargarán de hacer desmarques junto a su función de apoyo permanente. También se pueden crear paredes, mejorar el control del juego, darle un nuevo ritmo al partido, entre otros. En lo defensivo, sirve para anticipar jugadas, hacer coberturas y mejorar la marcación a presión. 
  2. En lo técnico: realiza una mejora en el control de pases cortos, largos, rastreros o aéreos. Mejora la conducción y dominio del balón en momento de presión. Se pueden mejorar las fintas, cargas, entradas y más
  3. En lo físico: en la actividad corporal, los rondos mejoran la resistencia, velocidad de acción y reacción, fuerza explosiva. Sin embargo, en lo físico la dinámica puede ser más o menos exigente en función a la cantidad de jugadores que participen. Tanto en defensa como en ataque.

Si quieres mejorar físicamente te recomendamos nuestros programas de entrenamiento para futbolistas 👇

Qué necesitan los rondos para ser útiles dentro del entrenamiento

Debemos saber que lo que sirve es lo que se ajusta a las necesidades del jugador de fútbol. El equipo y sus futbolistas mejoran a partir de la anteriormente mencionada, especificidad, pero la especificidad no es la única herramienta que debemos usar durante el entrenamiento para la optimización del crecimiento como futbolistas.

Hay tareas que aunque no generen aprendizaje, en función del momento de la temporada y situación, pueden ser útiles y facilitadoras del aprendizaje. Esto, fácilmente dicho quiere decir que aunque una tarea no tenga un objetivo concreto, los entrenadores deben conocer cómo se encuentran sus jugadores y determinar si lo que necesitan es unas sesiones más relajadas y entretenidas para “desconectar” de los objetivos planteados semana tras semana. Por ejemplo, “ronditos” sin objetivos, partidos 2vs2 reducidos, o partidos a medio campo.

En conclusión, se puede decir que el rondo o cualquier otro ejercicio tiene unos pros y unos contras y practicarlos o no dependerá de lo que busquemos en cada momento.

Haz click aquí para aprender más en el diccionario de fútbol

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *