fbpx

¿Te has preguntado alguna vez las razones por las que tus tiros son un desastre? o ¿por qué no eres capaz de tirar bien a portería?

Es típico cometer alguno de los errores que te vamos a mostrar cuando nos sale un mal disparo a puerta. Así que, identifícalos y corrígelos si quieres mejorar en esta cualidad.

Razones por las que tus tiros son un desastre
Razones por las que tus tiros son un desastre

Tiros a portería

Los tiros a portería son una de las cualidades más importantes en un campo de fútbol. Un buen tiro suele convertirse en un gol que sume al marcador, lo cual puede daros la victoria.

No importa tu posición, pues nunca se sabe en que momento del partido te puede caer una pelota franca que pueda convertirse en gol, así que, conviene estar preparado para ello.

Razones por las que tus tiros son un desastre

Estas razones son las más típicas cuando realizamos un golpeo defectuoso. Te vamos a citar 6. Hay más, pero estás son las más habituales cuando los futbolistas cuando vamos a realizar un tiro.

¿Se te ocurre alguna otra? Dínoslo en la caja de comentarios, más abajo.

1) No golpeas con la superficie adecuada

El golpeo del balón se puede mejorar con la práctica y hábito constante. Esto te hará entender que superficie es más adecuada en cada situación. Sentirás cual es el momento para cada disparo y cual de todas tus opciones, es la mejor en ese momento.

Debes sentir la pelota a la hora de golpear y comprender como debes colocar el pie de golpeo y el pie de apoyo.

Un buen disparo es más probable que entre
De Rossi tirando a Joe Hart

2) Mala inclinación corporal

Seguramente, te inclinas demasiado hacia atrás o hacia adelante. Tienes que buscar tu equilibrio.

Si te echas demasiado hacia atrás, el balón se levantará mucho; si te echas demasiado hacia adelante, la pelota no cogerá altura.

3) Pasos realizados incorrectamente

Tus pasos hacia el balón no están bien hechos. La distancia, velocidad y apoyos que estás dando no son los adecuados.

Recuerda hacerlos de punteras y cortitos. Esto ayudará a realizar un buen golpeo.

4) Pie de apoyo mal colocado

Tu pie de apoyo debe estar, normalmente, en paralelo a la pelota. Procura que no esté ni demasiado adelantado, ni demasiado atrasado.

También, debe haber un “ancho” de tu pie de apoyo más o menos, entre este pie de apoyo y la pelota.

5) No hay armonía con el resto del cuerpo al disparar

El movimiento al golpear, quizá no sea tan armónico como debería. Una buena técnica va siempre acompañada del resto de gestos corporales.

Céntrate en usar la superficie de golpeo adecuada y acompañar el movimiento con la inclinación correcta y un movimiento de brazos fluido.

Para esto, es mejor que te fijes en los jugadores profesionales y analices como lo hacen.

6) No practicas los disparos

Toda la teoría que entiendas te vendrás fantásticamente, pero si no lo pones en práctica, no mejorarás nunca.

Uno de los fallos más típicos es que no se entrena el disparo a portería lo suficiente, entonces no podemos mejorar ni analizar como podríamos hacerlo mejor o que hacemos peor.

Entrena por tu cuenta y conoce tus virtudes y defectos. Sabrás que golpeo se te da mejor y cual peor.

Necesitas que tu cuerpo se habitúe a las distintas superficies de disparo y nuestra recomendación es que salgas al campo y practiques.

Si no dispones de los medios, una pared puede ser tu mejor amiga.

Consejos para mejorar tu disparo a puerta y que no sean defectuosos

El golpeo del balón se puede mejorar con la práctica y hábito constante. No hay más que entender que superficie es más adecuada en cada situación de golpeo y sentir la pelota a la hora de golpear (con las distintas superficies de disparo).

Te recomendamos que practiques desde distintas distancias y situaciones reales de partido para acostumbrarte a lo que puede suceder.

Esto nos parece más eficiente que entrenarlo a balón parado, ya que, sabrás desenvolverte mejor si estás de repetir esa situación.

Con esto no nos referimos a complicar demasiado el ejercicio, si no hacer cosas reales. Por ejemplo, simular un control orientado y golpear con el empeine, hacer un regate sencillo y tirar con rosca, colocarla rasa con tu pierna mala…

Práctica diaria

El único secreto está en la práctica diaria. No tienes porqué entrenar 23 horas diarias porque no tiene sentido reventarte y no entrenar en toda la semana.

Aconsejamos dedicar 10-15 minutos cada sesión (al menos) y verás como con el paso de las semanas te sentirás mucho más cómodo. Ve de menos a más.

Si no tienes una portería, mejora la técnica golpeando de primeras en una pared con todas las superficies con las que puedas disparar y con ambas piernas, aunque te salga mal. Empieza de menor a mayor potencia y de menor a mayor distancia.

¡Esperamos que os sirva y mejoreis esos fallos equipo!

Te dejamos un enlace a nuestra página de fútbol real para que puedas seguir mejorando tus cualidades como futbolista.

Además, recomendamos suscribirte a nuestro canal de YouTube donde subimos vídeos semanales 🔥

Únete a la conversación

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *