Saber cómo hacer un CONTROL ORIENTADO AÉREO con el EXTERIOR del pie en fútbol es más sencillo si te explican cómo. Mira este tutorial para saber la técnica adecuada.

El control y dominio de la pelota es fundamental para ser un gran futbolistas. Los mejores jugadores se diferencian del resto por lo que son capaces de hacer con el balón en los pies.

Muchas veces, creemos como jugadores de fútbol que debemos ser determinantes en cada jugada para destacar, pero hay momentos que la excelencia se alcanza por lo sencillo.

Un control orientado, mantener la posesión de la pelota o saber colocarse bien en el campo.

CONTROL ORIENTADO

Es de especial importancia que sepas cuando hay que hacer un control estático o un control orientado, ya sea, aéreo o por el suelo.

Tienes que conocer, primero, donde se sitúan tus rivales y compañeros de equipo y por otro, en que lugar te encuentras tu dentro del campo, para posteriormente, saber donde debes orientar la pelota.

Cómo hemos dicho, lo sencillo muchas veces es lo más útil y recomendable, así que no te vuelvas loco y si quieres mejorar como jugador, desarrolla tus controles orientados.

CÓMO HACER UN CONTROL AÉREO CON EL EXTERIOR EN FÚTBOL

En este caso, veremos cuáles son los puntos a destacar para conseguir lograr que un balón aéreo vuelva al suelo, con los menores toques posibles y en la mejor de sus maneras. Esto, sería la mejor de las posibilidades.

Lo ideal, es bajarla a un toque y orientada, con el fin de terminar acercándote a la portería rival. Pero, muchas veces, el simple hecho de alejar el esférico del rival o mantener la posesión para tu equipo es también muy importante si no puedes conseguir lo primero.

TÉCNICA DE UN CONTROL ORIENTADO

Independientemente de cuál, se resumiría en los siguientes puntos:

Tu cuerpo debe estar en tensión y dando pequeños rebotes, siempre de punteras y no de talones. Esto, se hace para reaccionar de manera más ágil a posibles cambios en la dirección de la pelota o facilitar tu arrancada.

Tus rodillas tienen que estar ligeramente flexionadas y no rectas, pues te facilitarán hacer el gesto del péndulo necesario para, primero, llevarla al suelo velozmente, y segundo, acelerar con mayor velocidad.

La superficie a utilizar, obviamente va a ser el exterior de tus pies.

Para facilitar dicho control, deberemos torcer el tobillo ligeramente hacia adentro, con el interior del pie mirando hacia arriba y el exterior avistando el suelo.

De esta manera, prácticamente la controlaremos con el empeine del pie, agrandando la superficie con la que bajas la pelota.

A QUÉ ALTURA DEBE ESTAR EL BALÓN PARA CONTROLARLA

La pelota debe controlarse prácticamente a bote pronto para que el balón, según la toques, se quede lo más cerca posible al suelo.

Por lo tanto, calcula bien la caída de la pelota e impulsa la pelota con el pie en el momento que está vaya a tocar el suelo, pero nunca antes. Debes estar sincronizado.

Si no calculas bien dicho “bote pronto”, la pelota seguirá botando después de tocar el suelo, favoreciendo menos seguir la jugada y complicándote la tarea.

MEJORES CONSEJOS PARA ESTE CONTROL CON EL EXTERIOR

Te recomendamos que domines el control con ambas piernas para convertirte en un jugador más completo.

El tobillo debe estar relajado, pero a la vez firme para que cuando vayas a tocar la pelota no te tambelee y siga la trayectoria que tú quieres darle.

Gira el cuerpo a la vez que vas a controlar el balón para ayudarte con el impulso a arrancar más velozmente.

Más que la pierna completa, lo que debe moverse en forma de péndulo es tu tibia, de dentro hacia afuera, es decir, si vas a controlarla con el exterior de tu pie derecho, este sobrepasará tu pie izquierdo para finalmente, impulsarse hacia afuera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *