fbpx

¿Cuándo usar el frío y el calor en el fútbol, ya sea en una lesión o porque tengamos alguna zona dolorida? Muchos nos habéis preguntado sobre el uso correcto del frío y el calor en diferentes situaciones, en un ambiente futbolístico. Hoy os responderemos, resolviendo vuestras dudas y dando algunos ejemplos.

Os expondremos alguna situación en la que se debe usar frío y en otras en las que el uso del calor es más correcto. Así como os explicaremos las características y efectos principales. ¡Esperamos que os resulte interesante y sobre todo útil!

El frío y el calor

Utilizar el frío, es decir hielo, bolsas térmicas congeladas, agua fría, etc., se denomina técnicamente, “crioterapia”. Así pues, podemos definir a la crioterapia como el uso del frío de manera terapéutica, cuyo efecto principal será la vasoconstricción. Es decir, los vasos sanguíneos se constriñen y la circulación se enlentece (se ralentiza).

Por otro lado, ponernos una manta eléctrica o un saco de semillas previamente calentado, bolsas de agua caliente, etc., se le llama, “termoterapia”. Por tanto, la termoterapia es el uso terapéutico del calor cuyo objetivo es la producción de una vasodilatación local.

Frío o crioterapia

El uso terapeútico del hielo se realiza mediante la utilización de bolsas de frío, sprays de vaporización de hielo por ejemplo durante los partidos, masaje con hielo, etc.

Cuándo usar el frío y el calor en el fútbol

Efectos principales del frío o crioterapia

Cuando usemos el frío (o crioterapia), los efectos más destacados que nos encontraremos, ya sea, porque lo apliquemos a alguna lesión o zona dolorida, son los siguientes:

  • Disminución de la velocidad de la conducción nerviosa
  • Aumento del umbral de dolor
  • Descenso del metabolismo
  • Disminución de la inflamación
  • Analgesia
  • Vasoconstricción

Desde el punto de vista fisiológico, una disminución de la temperatura, aumentará la viscosidad de la sangre reduciendo el flujo sanguíneo.

Además, la disminución de la temperatura disminuye también la liberación de vasodilatadores. A través de los termorreceptores cutáneos se producirá una activación simpática adrenérgica y una contracción de músculo liso, produciéndose así una vasoconstricción.

¿Cuándo aplicar el frío?

Cuando existe una inflamación aguda, por ejemplo, tras recibir un golpe. En lesiones como esguinces agudos (de hace menos de 72h), en tendinopatías agudas o en fracturas recientes.

El frío puede ayudarnos también en la recuperación post-esfuerzo, sobre todo sumergirse en agua a una temperatura inferior a 15º. Los efectos principales se producirán a nivel psicológico va a aliviarnos. Estudios explican que no debe realizarse en pretemporada ya que el cuerpo está tratando de adaptarse.

El calor

Existen diferentes métodos para el uso del calor de forma terapéutica como pueden ser las bolsas de calor, los infrarrojos, las mantas eléctricas, los sacos de semillas etc. Estos se consideran termoterapia superficial, cuyo objetivo principal es provocar calor y vasodilatación.

Cuándo usar el frío y el calor en el fútbol

Los efectos principales del calor son:

  • Vasodilatación
  • Aumento del umbral del dolor
  • Incremento de la extensibilidad del colágeno
  • Aumento del arco de movilidad y disminución de la rigidez articular
  • Incremento de la velocidad de la conducción nerviosa

A nivel fisiológico sabemos que al aumentar la temperatura, se producirá una inflamación. Se liberarán vasodilatadores y a través de los termorreceptores cutáneos disminuirá la activación simpática adrenérgica y se producirá la relajación del músculo liso. Todo ello conlleva a una vasodilatación final.

¿Cuando usamos el calor?

El calor debe utilizarse sobre todo en lesiones no agudas. Es decir en aquellas patologías crónicas como por ejemplo la artrosis responderán mejor al calor que al frío.

En contracturas musculares o rigidez  puede ser de gran utilidad, ,mejorará la sensación del paciente y la percepción de dolor.

¿Cuánto tiempo uso el frío y el calor?

Tendremos que tener en cuenta que si es un profesional quien nos prescribe el uso de termoterapia o crioterapia debemos seguir sus indicaciones. De hecho pueden usarlo ellos mismos como parte del tratamiento, el cúal será individualizado para cada  jugador y patología.

Es difícil establecer tiempos exactos de manera general. Si debemos tener en cuenta que al mantener el frío mucho tiempo en la zona localizada es negativo. Puede causar finalmente el efecto contrario, y por tanto obtener unos resultados similares a poner calor, por tanto en lesiones agudas será perjudicial.

Teniendo en cuenta lo explicado anteriormente, podría estimarse que el tiempo seguido que de pone el hielo son unos 10 minutos aproximadamente. Generalmente las aplicaciones se realizarán cada 2/3 horas, dependiendo de la patología.

Por otro lado, el calor tenderá a ser un calor suave y, normalmente, se pondrá durante unos 15 minutos aproximadamente. Podría decirse que las aplicaciones se realizarán entre dos y tres veces al día, pero también dependerá de la patología.

¿Cómo alternar entre el frío y el calor? ¿Se puede?

A veces, es necesaria la combinación de ambos: frío y calor. Los baños de contraste son muy utilizados en diferentes lesiones. Suele explicarse que en agua caliente la inmersión debe durar 3 minutos aproximadamente, y en frío 1 minuto.

Podemos realizarlo en casa con baldes simplemente, o incluso cambiando la temperatura de la ducha.

Hay que tener en cuenta que si el proceso que sufrimos es agudo, por ejemplo, un esguince reciente, acabaremos en frío. Si la lesión es más crónica acabaremos en caliente. Los baños de contraste tendrán como objetivo mejorar la circulación y la analgesia de la zona.

Resumen

Por todo lo explicado anteriormente, aplicar el frío y el calor en el fútbol (y en cualquier deporte), pueden ser herramientas útiles y complementarias en numerosas ocasiones a un tratamiento principal.

El efecto principal del frío, podemos decir que es la vasoconstricción y el del calor, la vasodilatación. Ambos se utilizarán para favorecer la analgesia, pero será importante conocer la lesión y las características de cada lesión, para su correcta elección.

¡Esperamos haberos ayudado a conocer las características principales del frío y el calor de manera resumida!

Bibliografía

 Llor Vilà JL. Evidencia científica de la hidroterapia, balneoterapia, termoterapia, crioterapia y talasoterapia. Dialnet. 2008;2(2):29-41. Disponible en: https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=2574514

Apolo Arenas MD, López Fernández Argüelles E, Caballero Ramos T. Utilización de la termoterapia en el ámbito deportivo. Journal of Sport Science. 2006;2(1). Disponible en: https://www.researchgate.net/publication/43166438_Utilizacion_de_la_termoterapia_en_el_ambito_deportivo_Use_of_the_termotherapy_in_the_sport_environmen

Rey E et al. Practical Active and Passive Recovery Strategies for Soccer Players.  Strength Cond J.2016;1-13. Disponible en: https://www.semanticscholar.org/paper/Practical-Active-and-Passive-Recovery-Strategies-Rey-Padr%C3%B3n-Cabo/363c49c8e5210eaf40d310875a38b4757f817972

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *