fbpx

Cambiar el fútbol sala por el fútbol, es uno de los cambios más naturales por los jugadores en el deporte. Muchos empezamos a jugar al fútbol sala por la facilidad en los colegios y por la abundancia de pistas polideportivas, antes de dar el salto al césped. Llega un momento en el que tenemos que tomar una decisión: Seguir en futsal o pasar al fútbol. Dos deportes cuyo medio (los pies) y fin (marcar más goles que el rival) son los mismos, pero en el que existen muchas diferencias en cuanto a elementos y reglas.

Pero tu has elegido el fútbol, porque en tu paraíso futbolístico hay césped, golazos por la escuadra, duelos en las bandas, y balones aéreos. Ahora toca atravesar un proceso de adaptación a los cambios que este nuevo deporte propone, y desde L4F, vamos a ayudarte en esa evolución deportiva, haciendo que esta etapa sea lo más rápida y disfrutable posible. Vamos a analizar las principales diferencias con el fútbol sala, y como afrontarlas y vencerlas de mejor manera.

“Un comienzo no desaparece nunca, ni siquiera con un final”

 Harry Mulisch

En cualquier caso y para empezar, te diré que es un acierto haber pasado por el fútbol sala. Ya que este es un deporte donde habrás desarrollado una coordinación esencial para el fútbol y mucha técnica de balón, puesto que estadísticamente, durante un partido de futsal hay más relación con este que en el fútbol. Además, tendrás una gran sutileza a la hora de tomar decisiones en situaciones reducidas, ritmo competitivo y unos gestos técnicos totalmente aplicables al fútbol. Tienes creada una base futbolística, que solo tendrás que matizar. No va a ser instantáneo, pero a medida que pasa el tiempo, gracias a esa base futbolística, todo va a fluir a pasos agigantados. Es importante tener exigencia contigo mismo para mejorar y a la vez paciencia para comprender, que aunque parezca que no, es tu primer contacto directo con el futbol y por tanto tu margen de mejora es muy ampliable.

El salto al césped | Diferencias a conocer y resolver

Ya estamos sobre el verde. Nuestra historia acaba de comenzar. La mezcla de sensaciones expira cuando el balón se acerca y escuchas el primer “tac” que produce el contacto con él . Esto nos gusta. Y más nos va gustar, y más lo vamos a disfrutar cuando dominemos y maticemos todo lo nuevo y diferente, que el salto al césped nos ofrece.

Reglas de juego

Las reglas de juego son un factor importante a la hora de hacer nuestro juego. Tendremos que aprender a sacar correctamente de banda, que se realiza con las manos en vez de con los pies. Al contrario el saque de puerta, que se realiza con el pie y no con la mano, y conocerlo te puede beneficiar en el presión y en la salida de balón. Estas son, junto al fuera de juego, las reglas más diferenciables y destacables entre estos dos deportes.

El fuera de juego

Una de las reglas más diferenciales a la hora de jugar, es el famoso fuera de juego u offside. Esta regla de fútbol, indica la posición incorrecta de un jugador que interfiere en una jugada, encontrándose este en dicha acción, más adelantado que el penúltimo de los jugadores oponentes y por delante de línea de balón, a menos que se encuentre dentro de su propio campo. En el fútbol sala hay muchas jugadas en las que estar en “fuera de juego” es un gran recurso tanto para fijar jugadores, como para crear situaciones de gol. Así que de cara al fútbol, conocer y aceptar esta regla, es esencial tanto en fase ofensiva como defensiva y nos obligará reconstruirnos como jugadores.

El salto al césped como terreno de juego

El césped. Uno de los cambios que más nos gustan. La pisada es más gustosa pero nos exige cambiar de calzado. El calzado adecuado serán las botas de multi-tacos de goma. En el proceso de adaptación , viniendo del fútbol sala, lo más natural es pasar por este tipo de bota antes que por la modalidad de taco (AG). Favorecerá algunos gestos provenientes del futsal que poco a poco usarás con menos frecuencia, como pisar el balón, los giros y cambios de ritmo y algún recurso como el tiro de puntera. Además intenciones como el pase, el tiro y el movimiento sin balón te resultarán más cómodas de ejecutar. Y encima, puedes ahorrarte posibles esguinces y otras lesiones.

El espacio

Ya se que te has dado cuenta de que el campo es más grande, no hace falta ofenderse. Pero, ¿has pensado en como puedes beneficiarte de esto o adaptarlo a tu juego?. El balón es el más rápido en el terreno de juego, así que crear espacio y líneas de pase correctas, es fundamental en un buen ataque. En este caso, el cambio más grande que encontrarás serán los pases largos y en profundidad. No tendremos que recorrer más distancia por partido que en futsal, ya que tenemos a 2 compañeros de equipo más en el F7, y 6 más en el fútbol 11. Sin embargo, habrá que mejorar la velocidad punta, para situaciones concretas. Correremos una distancia parecida, pero en ocasiones, tramos más largos a máxima velocidad.

El número de jugadores

Damos la bienvenida a nuevos jugadores a nuestro equipo. Tener en cuenta que el juego y el esfuerzo se reparte entre todos los jugadores del campo es principal para aprender a posicionarte. Tendrás menos participación con el balón a lo largo del partido, creerás que no te pasan lo suficiente, pero en realidad es pura estadística. No te engañes y sé solidario en defensa y en ataque.

La duración

La duración del partido es siempre más larga que la de un partido de futsal. Un partido de futsal dura 40 min ( 2 partes de 20 min) en todas sus categorías. En F7 – F11, varía desde 60 minutos ( 2 partes de 30 min) hasta los 90 minutos (2 partes de 45 min). Por lo tanto, en el caso de ser un equipo con poco banquillo o una competición con pocos cambios reglamentarios, tienes que aprender dosificar tu esfuerzo y ganar resistencia, para que los minutos finales, jueguen a tu favor.

El balón

El balón es la principal diferencia entre ambos deportes. Será la que más complicada te resulte y sin embargo la que más rápido dominarás. El balón de fútbol es más grande, igual de pesado y con más presión que uno de futsal. Te dejo los valores reglamentarios de los distintos balones, pero en resumen y para entendernos rápido: Es más “globo” .

Un balón de fútbol ha de tener un peso entre los 410 y los 450 . Su circunferencia deberá ser de entre 68 y 70 centímetros, con un diámetro entre 21,65 y 22,29 centímetros. La presión será de 1,6 y 2,1 atmósferas (600-1.100 g/cm2) a nivel del mar. Un balón de futsal tiene que tener un peso mínimo de 400 gramos, y máximo de 440 gramos al comienzo del partido y una presión equivalente a 0,4 – 0,6 atmósferas (400- 600 g/cm²) al nivel del mar.

Por lo tanto el control, el pase y el tiro requieren de una técnica más precisa y delicada que desarrollaras con el tiempo y la práctica. Este tipo de balón, permite más creatividad en todas las intenciones, ya que ofrece un amplio abanico de efectos y parábolas que el de futsal no.

Consejos para acelerar tu proceso de adaptación en el salto al césped

Ya conoces las principales diferencias a las que te vas a enfrentar. Están en tus manos, para enfrentarte a ellas con éxito mientras disfrutas del aprendizaje. Para mejorar aún más, te daré algunos consejos, como tener un balón de fútbol propio, para familiarizarte con el en cualquier rato libre, practicar el cabeceo primero con un balón foam o plástico, que veas mucho fútbol, centrando tu vista en jugadores no poseedores del balón, Seguir los consejos de la comunidad de L4F, y que, si tienes la posibilidad, te veas en vídeo en una grabación. Pero por encima de todo, te recomiendo que disfrutes del fútbol, de tu equipo y de tus entrenamientos.

Disfrutando del juego, serás mejor, y siendo mejor, disfrutarás más el juego.

@ag7manager

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *