fbpx

En el fútbol, como en todos los deportes, requerimos de un esfuerzo físico. Este gasto energético, sumado al contacto físico, puede provocar desajustes en nuestro cuerpo (lesiones). Aquí, te vamos a mostrar las 3 lesiones más típicas en el fútbol.

Sigue leyendo, debido a que saber y entender las posibles lesiones que puedes sufrir al jugar a fútbol, te ayudará a preparar un mejor entrenamiento y prevenirlas.

Por cierto, al final del post te dejamos una cosa que te gustará mucho, así que, ¡te recomendamos leerlo hasta el final!

Factores a tener encuenta para evitar lesiones

El fútbol es un deporte muy exigente, tanto si lo practicamos de forma lúdica, como si lo practicamos de una manera más profesional “profesional”. Esta exigencia viene dada por la gran cantidad de gestos que deben realizarse, carrera continua, saltos, choques, sprints, cambios bruscos de dirección, etc…

Hay dos factores que pueden aumentar el riesgo de lesiones:

El terreno puede ser muy irregular. Sobretodo si jugamos en hierba o tierra. A esto hay que añadirle, el tipo de calzado que utilizas, puesto que puede influir mucho en una posible lesión.

Estas causas hacen del fútbol un deporte altamente lesivo, y más aún, cuando no estamos bien preparados para él o no nos recuperamos adecuadamente.

Por lo tanto, es muy importante conocer cuales son las lesiones más típicas y tener una conciencia sobre factores externos (como es el terreno de juego o las botas que utilizamos) para preparar un entrenamiento adecuado.

Lesiones de rodilla en el fútbol

El fútbol es uno de los deportes donde se producen un mayor número de lesiones de rodilla, ya sea por un golpe sobre la articulación (traumatismo), un movimiento inadecuado de la articulación (giro brusco), por sobrecargas o por microtraumatismos por la repetición de gesto.

Por lo tanto, mientras más jugados, más posibilidades hay de lesionarse por ese desgaste articular.

Por desgracia, se producen muchos tipos de lesiones en esta articulación, pero nosotros mencionaremos las dos lesiones más típicas de rodilla.

Rotura de ligamente cruzado

Los ligamentos son fuertes bandas de tejido que conectan un hueso con otro. Cuando se daña el ligamento, por lo general, se produce un desgarro parcial o completo del tejido. Una lesión leve puede estirar el ligamento, pero dejarlo intacto.

Rotura de menisco

En el caso de la rodilla hay un menisco en la parte interna y otro en la parte externa. Se encuentran adheridos justo al borde del platillo tibial aumentando así la superficie articular entre el fémur y la tibia, favoreciendo la movilidad de la rodilla.

Cualquier actividad en la que pivotes sobre la rodilla o la gires de manera enérgica y brusca, en especial con todo el peso de tu cuerpo encima, puede causar la rotura o el desgarro de un menisco o de los ligamentos.

La recuperación se prolonga unos 3 ó 4 meses en el menisco desde la operación y 6 meses de recuperación en el cruzado.

Esguince de tobillo

Es una lesión que se produce cuando te doblas, tuerces o giras el tobillo de una forma extraña. Esto puede estirar o desgarrar las bandas resistentes de tejido (ligamentos) que ayudan a mantener los huesos del tobillo unidos.

  • Grado I: Lesión leve, sobreestiramiento del ligamento con micro-roturas.
  • Grado II: Lesión moderada, rotura parcial del ligamento.
  • Grado III: Lesión grave, rotura completa del ligamento.
Tobillo de Canales tras un partido

Cómo prevenir las lesiones de rodilla y de tobillo

Para evitar y prevenir lesiones de rodilla y de tobillo debemos:

  • Asegurarse que los zapatos se ajusten a los pies de manera apropiada.
  • Mantener una musculatura robusta para proteger los ligamentos.
  • Realizar ejercicios de equilibrio que permitan desarrollar la propiocepción -capacidad de recuperar naturalmente el equilibrio – y mejorar la estabilidad.

Osteopatía de pubis o pubalgia

Es un síndrome doloroso que se produce cuando existe una hipermovilidad de la sínfisis púbica, dando lugar a la inflamación de los músculos que se insertan en la zona del pubis, más concretamente los abdominales y los aductores de la zona interna de la pierna (ingle).

El tratamiento esencial pasa por reequilibrar la musculatura alrededor de la pelvis, zona que sufre especialmente en el caso de los futbolistas, puesto que el fútbol es un deporte asimétrico.

En muchos casos la readaptación física, también conocida como tratamiento conservador, no servirá y habrá que por el quirófano.

Uno de nosotros (Mario) tuvo que operarse más concretamente de una hernia inguinal.

Si os interesa este proceso o estáis pensando en operar, os recomiendo que veáis la entrevista que le hice al cirujano que me realizó esta intervención, el doctor José Magarzo.

Muchos de los futbolistas utilizan el tratamiento conservador durante bastante tiempo, pero si ven que no es efectivo, utilizan la operación.

Conclusión

Después, de estás operaciones es necesario una buena rehabilitación para evitar recaídas, por lo que si estás sufriendo alguna de estas lesiones o quieres prevenirlas, te recomiendo que le eches un ojo a los entrenamientos y planings especializados (HAZ CLICK) que hemos hecho.

Sorpresa 👇

Para que prevengas estás lesiones te dejamos aquí TOTALMENTE GRATIS, la rutina de futbolista profesional que hacemos nosotros. Está todo bien explicadito.

Nosotros hemos tenido estás lesiones, por lo que este entrenamiento te vendrá muy bien.

Eso si, recuerda que cada persona es un mundo y que debe tener un entrenamiento específico para sus necesidades. Por lo que, si quieres mejorar al máximo, es mejor que un profesional te haga un entrenamiento concreto para tus características.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *