fbpx

Este artículo puede que te interese ya que quizás muchos de vosotros en algún momento de la temporada habéis sufrido periostitis tibial. A continuación os damos algunos datos y  consejos.

¿Qué es la periostitis tibial? ¿Cuáles son sus causas principales? Os respondemos a diferentes preguntas sobre esta lesión tan presente en fútbol.

Introducción

El síndrome de estrés medial de la tibia más conocido como periostitis tibial o “shin splints” como la inflamación aguda o crónica del periostio de la tibia. 

La periostitis tibial es muy común en deportistas, incluyendo futbolistas y suele presentarse como un dolor difuso en el borde medial de la tibia que se asocia a una actividad.

Suele considerarse un síndrome por “sobrecarga”, a causa de microtraumatismos secundarios a una sobresolicitación de los tibiales.

Etiología

Existen algunos factores del riesgo que pueden asociarse al desarrollo de periostitis tibial en el fútbol.

Algunos de estos son:

  • Vibraciones, es decir en la carrera cada pierna soporta el triple de peso de nuestro cuerpo.
  • Carga excesiva: exceso de entrenamiento, intensidad o tiempo.
  • Sobrecarga muscular sobre todo de tibial posterior.
  • Descompensación muscular.

Estudios como el de Reinking MF et al exponen que son muchos los factores que pueden considerarse de riesgo en esta lesión pero destacan:

  • Peso elevado.
  • Aumento de la caída del hueso navicular, asociada a pronación del pie.
  • Lesiones previas.
  • Aumento de la rotación externa de cadera con la cadera en flexión.

En este mismo artículo se exponen otros factores de riesgo en el desarrollo de la periostitis tibial pero menos significativos como por ejemplo la edad o la velocidad al caminar.

Clínica

En la periostitis tibial, al igual que en el resto de lesiones, los síntomas variarán según el paciente. Podemos resumir algunos de los más comunes: 

  • Se produce un dolor tipo “quemazón” en la cara medial de la tibia.
  • El dolor se ve incrementado con la actividad.
  • A algunos deportistas incluso el simple roce de la sábana o ropa les causa dolor.
  • A veces cuando pasamos el dedo notamos como “un collar de perlas”, es decir como bultos a lo largo del recorrido del periostio.

Diagnóstico

Aunque se trate de una lesión común, que muchas veces ya conocemos, el diagnóstico lo debe hacer un profesional sanitario en este caso un fisioterapeuta.

Conocer la historia clínica del jugador, junto con la síntomas y las características ayudará a establecerlo correctamente.

Tratamiento

El tratamiento en la periostitis tibial deberá ser individualizado para cada jugador, a continuación os exponemos algunos de los métodos más utilizados:

  • Adaptación de la carga: es decir no suele ser necesario un reposo absoluto sino relativo, disminuyendo la carga en las fases más agudas y adaptándola.
  • Se recomienda realizar el ejercicio sobre un terreno blando.
  • Crioterapia: el uso de frío. Sobre todo el efecto del criomasaje suele producir alivio en estos pacientes.
  • Electroterapia: como el láser o el ultrasonido.
  • Masoterapia: masaje descontracturante en la musculatura implicada.
  • Vendaje funcional: en numerosas ocasiones se opta por esta opción con el fin de permitir al jugador poder continuar con su actividad. En los partidos suele ser una herramienta muy útil.
  • Plantillas: en ocasiones es necesaria la realización de un estudio de la pisada y de unas plantillas.
  • Ejercicios: como en todas las lesiones, será importante la adaptación de la carga y que el profesional sea quien determine los tiempos y los ejercicios que deben realizarse. Desde más específicos a más generales.

Algunos ejercicios que pueden serviros de ayuda en esta lesión son:

  • Trabajo de flexión dorsal y plantar con theraband, junto con el trabajo de inversión y eversión.
  • Ponerse de puntillas aguantando durante unos segundos, progresando a hacer el ejercicio sobre una pierna (apoyo monopodal).
  • Caminar de puntillas.
  • Sobre un escalón controlando el movimiento, dejamos caer las punteras fuera del escalón y las subimos hasta quedarnos sobre los talones (desde posición neutra a flexión plantar y después a flexión dorsal máxima).
  • Sentadilla y al ascender acabar apoyado sobre las punteras.
  • Trabajo descalzo, arrugar un papel que esté en el suelo con los dedos de los pies.
  • En apoyo monopodal (pata coja) con los ojos cerrados y desacalzo, realizar el abecedario o números con la pierna que no está apoyada sobre el suelo (propiocepción).

Prevención

 No nos cansamos de recordároslo, una lesión como tal no podemos prevenirla pero si podemos reducir el riesgo lesional.

En concreto, en la periostitis tibial podemos tratar de evitar terrenos duros, realizar entrenamientos progresivos, realizar un calentamiento previo a la actividad y fortalecer el tibial anterior.

Resumen

La periostitis tibial es una lesión bastante común en fútbol que probablemente muchos de vosotros hayais sufrido alguna vez. Conocer en qué consiste la lesión y algunos de sus factores de riesgo más comunes así como ejercicios específicos puede ayudaros a reducir el riesgo lesional.

Bibliografía

Reinking MF et al. Medial Tibial Stress Syndrome in Active Individuals: A Systematic Review and Meta-analysis of Risk Factors. Sports Health. 2017; 9(3): 252-261 Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5435145/
Winters M et al. Treatment of medial tibial stress syndrome: a systematic review. Sports Med. 2013;43(12):1315-33. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/23979968/

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *