fbpx

La tendinopatía rotuliana en el fútbol, también conocida como rodilla del saltador o tendinitis rotuliana (en el pasado), es una lesión bastante común, sobre todo en jugadores jóvenes.

Esta lesión suele aparecer con frecuencia y obliga al jugador a retirarse del terreno de juego, incluso en algunos casos, si no es tratada correctamente, el dolor puede llegar a cronificarse. Os explicamos a continuación algunos de los aspectos más relevantes.

Definición

La tendinopatía rotuliana en el fútbol suele producirse por un aumento excesivo de la carga,  y suele cursar con dolor, puede aparecer inflamación difusa o local e impide, en numerosas ocasiones el juego.

Cursa con dolor que se asocia a la actividad y que puede ser señalado a punta de dedo, localizado normalmente entre la porción proximal del tendón y su inserción en el polo rotuliano inferior, aunque en ocasiones aparece en el polo superior.

Prevalencia

Es cierto que la tendinopatía rotuliana en el fútbol no suele ser una lesión tan común como otras del miembro inferior (por ejemplo lesiones del ligamento cruzado anterior o del menisco), o como en otros deportes como el baloncesto o volleyball, si bien en los últimos años la incidencia en los últimos años ha aumentado.

Algunos estudios como el de Bode en 2017 muestran que esta lesión es más común en jugadores jóvenes, afectando a un 2,4% aproximadamente, lo cual supone una incidencia de 0,12 lesiones por cada 1.000 horas de juego.

Factores de riesgo

Existen numerosos factores que pueden considerarse de riesgo en el desarrollo de la tendinopatía rotuliana. Podemos dividirlos en factores de riesgo intrínsecos al jugador y en factores extrínsecos.

Dentro del primer grupo (intrínsecos) destacan: alteración de la alineación del miembro inferior (ángulo Q: alineación EIAS con rotula y rotula con tuberosidad anterior de la tibia), rótula alta, dismetría y pie plano o cavo entre otros.

En el segundo grupo destaca la carga de trabajo excesiva. Si bien otros como el terreno irregular, las botas, el material utilizado en entrenamiento etc. puede influir de manera negativa en el desarrollo de tendinopatía rotuliana en el fútbol.

Gravedad de la lesión

Para facilitar la práctica clínica, a veces se clasifica la tendinopatía rotuliana de acuerdo con el grado de los síntomas durante el entrenamiento:

  • Grado 1: l dolor aparece tras el entrenamiento
  • Grado 2:  el dolor empieza al comienzo de la actividad, desaparece tras el calentamiento y vuelve a aparecer después del entrenamiento
  • Grado 3: el dolor existe durante y después de la actividad, es decir entrena con dolor.
  • Grado 4: el futbolista no puede entrenar con normalidad, le imposibilita participar.
  • Grado 5: se considera la rotura del tendón.

Tratamiento

El tratamiento de la tendinopatía rotuliana en el fútbol variará según las fases y las propias características del jugador, así como su evolución.

Fases más agudas

Será importante disminuir la carga para posteriormente ir adaptándola. Pueden combinarse otras técnicas de fisioterapia como son el láser o el ultrasonido dentro de la electroterapia, crioterapia local (puede ponerse hielo si el dolor es agudo, 10 mints aproximadamente), incluso masoterapia (masaje de descarga en extremidades).

La realización de ejercicios empezando por isométricos de cuádriceps serán muy importantes. Sin olvidarse de trabajar el resto de grupos musculares en especial glúteos e isquiotibiales.

Fases siguientes

Como en todas lesiones y en especial en esta, la tendinopatía rotuliana en el fútbol, será muy importante la progresión y la adaptación de la carga. Es por eso que los ejercicios indicados deberán seguir una sucesión.

Numerosos estudios hablan de los ejercicios excéntricos como parte del tratamiento. Es cierto que muchas veces resultan de gran utilidad , pero los jugadores no deben limitarse a realizar este tipo de ejercicios, si no que deben ser combinados con otros. Un estudio muy interesante es el de mascaró 2017 el cual  propone un protocolo de ejercicios para tratar la patología siguiendo esta progresión:

Fuente: https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S1886658117300580

Será imprescindible el trabajo de toda la extremidad inferior, no sólo del cuádriceps así pues, aunque al inicio de opte por ejercicios más específicos luego tendrán que añadirse ejercicios globales y funcionales, enfocados a la práctica deportiva es decir al fútbol

Prevención

Será importantísimo la dosifIcación de los entrenamientos (intensidad, volumen y frecuencia) pues como hemos explicado, si los niveles de carga sobrepasan los límites, las probabilidades  de que el dolor vuelva a aparecer son elevadas. 

El trabajo de técnica también será importante, así como el trabajo en superficies alternativas, para intentar reducir el riesgo de lesión.

Conclusión

En la actualidad, la tendinopatía rotuliana en el fútbol, presenta mayor incidencia lesional que en el pasado, sobre todo en aquellos futbolistas jóvenes. Por eso. aunque no pueda prevenirse como tal, un buen trabajo y una buen dosificación de los entrenamiento pueden servir de ayuda. Para su tratamiento será imprescindible seguir una progresión,en cuanto a los ejercicios se refiere y realizar una buena adaptación de la carga.

Bibliografía:

Macaró et al. Load management in tendinopathy: Clinical progression for Achilles and patellar tendinopathy. Apunts. 2018;53(197):19-27. Disponible en: https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S1886658117300580

Bode G et al. Patellar tendinopathy in young elite soccer– clinical and sonographical analysis of a German elite soccer academy. BMC Musculoskelet Disord. 2017; 18: 344. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5549401/

Kraemer R et al. A Soccer-Specific Balance Training Program for Hamstring Muscle and Patellar and Achilles Tendon Injuries. Am J Sports Med. 2009;37(7):1384-93. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/19567665/

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *