Rutina tipo HIIT para futbolistas - L4F
L4F

Rutina tipo HIIT para futbolistas: Realízala y mejora tu resistencia

Esta rutina tipo HIIT para futbolistas es lo que necesitas si buscas lo siguiente: Aumentar tu resistencia, mejorar tu condición física y optimizar tu composición corporal. Además, no te llevará apenas nada de tiempo y sus beneficios están comprobados científicamente. ¡Es el entrenamiento de resistencia que todo jugador necesita!

Rutina tipo HIIT: ¿Qué es?

Se denomina HIIT al High Intensity Inverval Training, en inglés y, Entrenamiento en Invervalos de Alta Intensidad en español.

Resumidamente (y como habrás comprobado si has visto el vídeo de más arriba), consiste en realizar ejercicios a la máxima intensidad posible durante cortos periodos de trabajo y de descanso.

El entrenamiento HIIT dura entre periodos comprendidos de 4 y 20 minutos, con series de entre 10 segundos hasta 4 min (de intensidad alta, no máxima), intercalados con períodos de recuperación o intensidad baja.

Este tipo de entrenamientos de resistencia son ideales para el futbolista, pues emulan casi a la perfección las intensas y repetidas acciones explosivas que suceden dentro de un partido.

Como ves, este tipo de ejercicios destacan por su sencillez a la hora de optimizar el tiempo disponible mediante protocolos eficaces y, lo que es más importante, eficientes (como el del ejemplo de más arriba).

Si quieres profundizar en el tema del «Entrenamiento HIIT para fútbol» o en «La Resistencia en el fútbol», haz clic en los textos resaltados anteriores.

¿Cómo empezar a entrenar HIIT?

Empezar a realizar entrenamientos HIIT es fácil y recomendable para todo jugador sano y con un estado de forma medianamente aceptable.

Sin embargo, hay que tener cuidado si este no es tu caso: si llevas mucho tiempo sin realizar ejercicios físicos puede no estar indicado para ti. Siempre es aconsejable que lo acompañes con una rutina de fuerza, como la que regalamos en nuestra «Semana de entrenamiento profesional para futbolistas GRATIS».

Realizar un ejercicio tan intenso sin preparación puede generar sensaciones desagradables. Tienes que estar mentalizado en que vas a sufrir al principio, pero conseguirás beneficios visibles en pocas sesiones.

Si estás empezando a jugar, llevas tiempo parado o has sufrido alguna lesión, te recomendamos que te centres ejercicios de intensidad moderada e incorpores, poco a poco, ejercicios más intensos.

Al marcar tu rutina HIIT, es muy importante tener en cuenta la periodicidad de los ejercicios. Te recomendamos entrenar de 1 a 3 veces a la semana en días alternos y en función del momento de la temporada en el que te encuentres. (Este artículo que habla del «microciclo de entrenamiento en el fútbol», te ayudará).

Piensa que los beneficios que ofrece este tipo de entrenamiento se sostienen en generar un gran estrés al organismo que le impulse a mejorar, pero si abusas, puede suponer un sobreesfuerzo para las articulaciones, músculos y el sistema nervioso central.

Como siempre, todo depende: no es lo mismo un atleta habituado a la exigencia que un jugador sedentario, así que guíate por tus sensaciones corporales y ve de menos a más.

Otra opción, es que le eches una ojeada a nuestros programas de entrenamiento online profesionales para futbolistas, con los que podrás dejar de entrenar como un amateur y pasar al siguiente nivel desde cualquier parte del mundo.

¿Cómo aumentar o disminuir la dificultad?

¿Quieres exigirte más o necesitas un respito? Es muy sencillo. Modifica las variables que te afectan en dicho ejercicio. Son las siguientes:

  • Tipo de movimientos realizados: Coordinación en escalera, lateralizaciones, skipping, cambios de ritmo, saltos, etc.
  • Tiempo de trabajo.
  • Tiempo de descanso.
  • Número de series: Más series seguidas, significará mayor dificultad.

Nuestro consejo es que si realizas un programa de fuerza para futbolistas o un entrenamiento de tecnificación, dejes el entrenamiento HIIT para el final de las sesiones con el fin de poder centrarte en la técnica de dichos ejercicios.

Conclusiones

Es recomendable, en primer lugar, que las sesiones de HIIT sean lo más específicas a la realidad de juego y de ser en caso particular, adaptarla para un atleta que en su condición física no esté a la altura del resto.

En el caso de no estar en periodo de competición se recomienda realizar a la semana de 1 a 3 sesiones de HIIT en sus distintos formatos y necesidades del jugador.

Comparte este post

Más artículos

¿Quieres entrenar como un pro? ¡te regalamos una semana completa!

 

Empieza a mejorar tu rendimiento con nuestra metodología de trabajo para futbolistas.